¿Cuál es tu rutina al llegar a casa?

Tenemos infinidad de hábitos que hacemos todos los días de nuestra vida de manera repetitiva: mirar la tele, leer un libro, ducharme, preparar la cena, tomar un té, consultar las redes… Muchos nos resultan beneficiosos, pero otros todo lo contrario, creándonos unas rutinas de vida que no nos ayudan a llegar donde deseamos.

¿Qué podemos hacer entonces?

Tu rutina responde a tus hábitos. Si no es así te toca cambiarlos. Veamos cómo reprogramarte y convertir en automático y eficaz un hábito para dejar de tener ansiedad. Vamos a aplicar la teoría de las tres erres en tres pasos:

Paso 1: Crea un anclaje
Un anclaje es un recordatorio que te impulsa a actuar. Algo simple e inevitable como una nota en el espejo del baño o en la puerta de la nevera, una alarma en tu móvil… algo que te recuerde todo aquello que ganarás cuando no tengas ansiedad. Este es un paso importante, pues aunque lo tengas todo planeado, a menudo surgen cosas inesperadas y habrá momentos en que, ante alternativas más atractivas, querrás esquivarlo y evitarlo.
Piensa en algo que te recuerde la acción que quieres emprender y asegúrate de que no lo puedas esquivar ni evitar, como hacer determinados ejercicios, poner horarios o comer de determinada manera. Yo uso la alarma del móvil, para mí es infalible y la pongo tantas veces como necesite hasta tener el hábito creado.


Paso 2: Refuerza ese hábito
Algo que te anime a realizar esa acción cada vez que te lo hayas propuesto. Busca una recompensa. ¿Por qué crees que el Yoga está tan de moda y ha funcionado tan bien en occidente en comparación con otros ejercicios del mismo tipo como el Qi gong o el Tai chi?
Porque está lleno de recompensas. Para empezar a practicar Yoga necesitas varias cosas que tal vez te haga ilusión adquirir, como unos buenos leggins de algodón ecológico que te queden bien y que los muestres en alguna foto para las redes, la camiseta correspondiente, los calcetines antideslizantes, una esterilla, un poco de incienso y una figurita de Buda.
Y una buena taza para tomarte un té chai calentito después de tu práctica. Pero aún puede haber una recompensa más potente: verse físicamente más flexible después de la práctica.
El último hábito que yo he adquirido es el de ir al gimnasio. Voy cada día a las 9 h, que es cuando menos gente encuentro (primera recompensa); corro 20 minutos en la cinta mientras escucho un audiolibro que me interesa (segunda recompensa); al terminar la carrera, me voy al jacuzzi 10 minutos (tercera recompensa). ¿Me sigues? Así me resulta fácil luchar para crear el hábito porque está lleno de premios que me gustan; correr, de momento, no me gusta nada, aunque ya empiezo a sentir sus beneficios en mi cuerpo. Pero escuchar un audiolibro e ir a tomar un baño de burbujas me encanta.
Encuentra tus propias recompensas y adelante.


Paso 3: Rutina
Es más fácil que una acción se convierta en hábito si forma parte de una rutina. Es el ejemplo que hemos puesto antes, tú puedes cambiar tu día a día e irte a las islas Caimán de vacaciones y te seguirás lavando los dientes todos los días. Eso es porque asocias la rutina de la mañana con cepillarte los dientes. Cuando te propongas crear un nuevo hábito saludable intégralo dentro de una rutina. Por ejemplo, una rutina saludable por la mañana podría ser: Me levanto, hago 10 minutos de Yoga y 5 de meditación; a continuación me tomo un té calentito mientras respondo emails; me ducho, me visto y desayuno; finalmente me voy a trabajar. Son hábitos saludables que cumplen las tres erres. Forman parte de mi rutina de mañana, tienen recompensas (el momento del té me encanta) y recordatorios, mi smartphone me va diciendo lo que toca en cada momento.

Los hábitos son la llave para conseguir el éxito

Si estás sufriendo ansiedad serán los hábitos quienes te sacarán de allí, y una vez fuera los que te llevarán a conseguir lo que te propongas en esta vida.

EDUCA TU CEREBRO: Este es nuestro mantra en todos nuestros proyectos.

Tu cerebro funciona aproximadamente en un ochenta por ciento de forma automática. Esto ya lo sabemos, por eso ves tantos libros sobre hábitos y rutinas para triunfar hoy en día. Con la ansiedad pasa lo mismo, si quieres educar tu cerebro y hacerle entender que aquello que está pensando no da miedo, la única manera es repetírselo muchas veces y convertir en un hábito todas las herramientas que aprendas y te funcionen.

Me gusta decir bien alto en todos mis cursos que el cerebro solo funciona con hábitos y solo conseguiremos que haga lo que queremos que haga a través de ellos.

Aquí te dejo un video donde te hablo de automatismos cerebrales y te cuento un poco cómo crearlos y aplicarlos en tu día a día. Espero que te sirva de ayuda.

No te autoexijas.

Una vez creadas estas nuevas rutinas, permítete improvisar y aceptar que puede haber cambios. En la vida nos pasan cosas. Planeas despertarte más temprano para meditar y resulta que tu bebé llora y no puedes hacerlo. No pasa nada, son cosas que pasan, pero no es un motivo para rendirse.Prueba más tarde, o vuelve a empezar mañana.Así de simple.

 

¿Conocías estos 3 pasos para crear hábitos? ¿después de ver el video, has identificado que hábitos forman tu vida?

¿Conocías estos tres pasos para crear hábitos? También se conoce como la fórmula de las 3 erres. ¿Qué hábito es el último que has conseguido implementar y que te ayude con tu ansiedad? Déjame un comentario, me encanta que podamos generar ideas a través de este vlog.
Por cierto… si no formas parte de la primera comunidad para crecer con la ansiedad en habla hispana, aquí te dejo un botón que te lleva directo a ella. Te espero.

Selección de Mentoring